miércoles, 17 de febrero de 2016

EL JUEGO DE LA LECTURA

El caballero de la armadura oxidada ha sido la lectura común de este segundo trimestre. Es un libro sencillo de leer pero muy interesante por las metáforas que recogen sus páginas. El amor, la autoestima o la valentía son algunos de los temas que trata esta genial historia.
Al terminar de leerlo hemos hecho un juego en grupo muy divertido. 
Javier Rosado, componente del grupo ganador del primer premio, nos da su opinión sobre esta experiencia.
El juego nos ha parecido genial en algunos aspectos porque nunca habíamos trabajado así, y nos encantaría trabajar así cada vez que nos leamos un libro. También está bien diseñar nosotros mismos el tablero en el que jugamos. Estaba bien programado y no tuvo muchos fallos. El premio mayor (pizza) estaba un poco sobrevalorado porque para cada uno queda muy poco de una pizza entera. En resumen, nos ha parecido un juego genial y divertido para pasar el rato. Nos hubiera gustado que hubiera más tarjetas pero la señorita supo resolver el problema. 

Ana Ramos, miembro del grupo ganador del segundo premio, explica más detalladamente cómo es el juego.
Preparación:
 Nos dividimos en equipos cada grupo de un color (azul, amarillo, verde, rojo y rosa). Cada uno de los grupos hemos realizado tarjetas de preguntas sobre el libro.También hicimos un tablero con casillas de varios colores que tendrán que coincidir con los colores de las tarjetas de preguntas.
En qué consiste:
 El juego consistirá en tirar un dado por orden y avanzar las casillas que el dado indique.Según en el sitio en el que haya caído la ficha, la pregunta será de un color u otro.Si la pregunta que le ha tocado la acierta un punto recibirá.
Tipos de casillas: 
En el juego también hay casillas especiales (tirar de nuevo, retroceder cinco o tres casillas, avanzar cinco casillas, elegir el color de la pregunta…)

Si en cambio en el tablero en vez de caer en una casilla normal caes en una especial haces lo que esta indique.
Ganador:


El equipo que más puntos tenga será el ganador pero si entre ellos hay mucha diferencia en cuanto a los puntos y la posición. Se situarán todos en una misma casilla.La posición influirá y hará sumar puntos.
Cuando el número que indiquen los dados sea el justo para llegar a la meta sin pasarse a continuación se responderá una pregunta de cada color si todas ellas son acertadas este grupo será el vencedor del juegos; si por el contrario falla aunque sea una el turno se pasara al siguiente equipo y así sucesivamente. Los aciertos en esta última fase del juego son acumulables, es decir, cuando vuelva el turno al equipo , este no partirá de cero.

Os dejo algunas fotos de 1ºA preparando el juego












También probaron las ricas pizzas de Jose...


martes, 2 de febrero de 2016

TE CONOZCO COMO SI TE HUBIERA PARIDO....

  Marianela, de Benito Pérez Galdós (Capítulo Tercero) 
Comenzó a andar la Nela, resueltamente, sin adelantarse mucho, antes bien, cuidando de ir siempre al lado del viajero, como si apreciara en todo su valor la honra de tan noble compañía. Iba descalza: sus pies ágiles y pequeños denotaban familiaridad consuetudinaria con el suelo, con las piedras, con los charcos, con los abrojos. Vestía una falda sencilla y no muy larga, denotando en su rudimentario atavío, así como en la libertad de sus cabellos sueltos y cortos, rizados con nativa elegancia, cierta independencia más propia del salvaje que del mendigo. Sus palabras, al contrario, sorprendieron a Golfín por lo recatadas y humildes, dando indicios de un carácter formal y reflexivo. Resonaba su voz con simpático acento de cortesía, que no podía ser hijo de la educación; sus miradas eran fugaces y momentáneas, como no fueran dirigidas al suelo o al cielo.
  —Dime –le preguntó Golfín–, ¿vives tú en las minas? ¿Eres hija de algún empleado de esta posesión?
—Dicen que no tengo madre ni padre.
—¡Pobrecita! Tú trabajarás en las minas...
—No, señor. Yo no sirvo para nada –replicó sin alzar del suelo los ojos.
—Pues a fe que tienes modestia.

 El narrador conoce a los personajes de la misma forma que una madre conoce a su hijo/a. Va más allá de lo que ven los ojos, sabe porque hace cada gesto, porque reacciona de una forma u otra, por eso es omnisciente, porque no solo se detiene en aspectos físicos, sino que nos cuenta a los lectores lo que piensan, reflexionan...
Localiza en el texto:
- La descripción objetiva, es decir, aquellos rasgos físicos de los personajes
- Las apreciaciones que el narrador hace sobre la muchacha y Golfín, es decir, aquello que forma parte del pensamiento de estos.