jueves, 16 de febrero de 2017

MODELO COMENTARIO CRÍTICO

1.- INTRODUCCIÓN

Teniendo en cuenta que NO es un texto periodístico, sino literario,puedo introducir el comentario ayudándome de algunos aspectos teóricos de la obra a la que pertenezca el fragmento que tengo que comentar sin desvincularme del texto porque, recuerda, es un comentario de ESE texto, no de la obra en general.

Rodrigo Díaz fue reconocido por un pueblo que lo admiraba como héroe, vasallo y padre-esposo, pero también supo hacerse su sitio ante la máxima autoridad de la sociedad medieval: el rey. El autor anónimo no hizo más que reflejar en El Poema del Mío Cid pasajes extraídos de la realidad misma. Independientemente de que esta primera obra castellana no tenga el rigor de una crónica de la época, nos puede ayudar bastante a conocer el funcionamiento de una sociedad que dista mucho de la nuestra,o no.


Fíjate que he utilizado mis conocimientos sobre el tipo de héroe que era el Cid, la anonimia de la obra y la época, pero lejos de ser una introducción- tipo (que la puedo utilizar para cualquier texto del Poema del Mío Cid) está personalizada, puesto que lo centro en la figura del rey, muy presente en le texto que voy a comentar.

2.- OPINIÓN PERSONAL.

Teniendo en cuenta el tema, juicio del Mío Cid a favor del mismo, doy mi opinión contrastando y relacionando, no sólo diciendo "me parece bien" "me parece mal".

El mismo monarca que lo expulsa de su reino, que lo desampara de su familia es el que ahora intercede por él ante el despróposito de los infantes de Carrión para con sus hijas. Esta participación del rey en la actividad legislativa no tiene nada que ver con las competencias de la familia real en nuestra sociedad, ya que nuestro sistema es monarquía parlamentaria, esto es, no existe la independiencia del jefe de estado, sino que debe actuar siempre conforme al parlamento, al menos eso recoge nuestra Constitución.
El rey actúa de manera justa, ya que es culpable de la pérdida de honor en su primera salida. Ahora se dan las circunstancias propicias para que el monarca le demuestre a su fiel vasallo que tiene su favor, que lo ayudará en este nuevo trance. Esto supone todo un logro alzanzado, ya que cuando el Mío Cid es desterrado,lejos de nacer en él el rencor, nace el orgullo y amor propio de demostrar que las acusaciones vertidas sobre él eran falsas.

3.- AMPLIACIÓN 
 En este caso yo voy a ampliar con el tipo de héroe que es: lejos de vengarse por su propia cuenta, acude a la vía judicial.

Es difícil mantener la compostura y la cabeza despejada cuando son tus hijas objeto de vejaciones y maltratos; no sería de extrañar que, tanto en La Edad Media como la actualidad,el padre de las víctimas se tomara la venganza por su cuenta y recurriera a la violencia más sangrienta. De hecho,tratándose de un héroe,un caballero, que no le temblaba la mano a la hora de matar "infieles", lo raro es su actuación, la cordura y pacificidad con la que intenta resolver el problema

4.- CONCLUSIÓN 
 Cierro mi comentario,reiterando mi posicionamiento pero intentando darle literariedad, para que sea impactante.

 Si bien el Juicio Final tiene connotaciones religiosas en nuestra cultura, este podría ser el título de este texto; el Cid consigue lo que tanto anhela: restablecer su honor, el favor del rey y emparentar a sus hijas con los herederos de la Corona. Valió la pena todo, debería decirse Don Rodrigo









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada